Siguenos en:
Inproarroz S.A. en Facebook
Twitter Inproarroz S.A.
Selecciona un idioma:

Noticias

Inproarroz Ltda

Noticia completa

Retos y desafíos del agro
2012-04-17

El crecimiento exponencial de la demanda mundial por alimentos y materias primas de origen agrícola y la liberalización de los flujos comerciales generan grandes oportunidades para el sector agropecuario.

El crecimiento exponencial de la demanda mundial por alimentos y materias primas de origen agrícola y la liberalización de los flujos comerciales generan grandes oportunidades para el sector agropecuario.
El crecimiento anual promedio del agro colombiano durante la última década ha sido del 2,1 por ciento, un resultado lamentable si se le compara con el de Chile y Perú en ese mismo lapso –que fue superior al 4 por ciento– o incluso con Argentina (3,2 por ciento anual).
 
Para este año, el Gobierno espera un comportamiento positivo, aunque muy inferior al de la economía en su conjunto.
 
Cifras que nadie disputa indican que Colombia cuenta con 42,6 millones de hectáreas para usos agropecuarios, de las cuales 7,3 millones se encuentran ociosas.
 
Las casi 30 millones que se destinan a la ganadería extensiva podrían reconvertirse para la agricultura o para actividades pecuarias altamente tecnificadas. De hecho, estos procesos de ampliación del área sembrada y recomposición de la actividad pecuaria ya han comenzado en la margen derecha del río Meta.
 
Las oportunidades son enormes. Provienen, en primer lugar, del crecimiento exponencial de la demanda mundial por alimentos y materias primas de origen agrícola. Diversos factores determinan esta nueva realidad.
 
La población mundial, en la actualidad del orden de 7.000 millones de habitantes, crecerá en 2.000 millones más entre ahora y el 2050.
 
Ese aumento se traducirá en nueva demanda como consecuencia de los notables avances en la reducción de la pobreza mundial que lideran China e India.
 
África, por su parte, ha comenzado a superar el círculo vicioso de violencia y pobreza. En América Latina, la tasa de pobreza se ha reducido, según datos de la Cepal, de 40,5 por ciento en 1980 a 30,4 por ciento al fin del 2011.
 
Grandes logros, que si persistieran, como cabe conjeturarlo, se traducirán en nueva demanda por productos de origen agropecuario.
 
Este auge se ha traducido en un aumento sostenido de los precios. Según The Economist (febrero 26/11), el índice de precios de alimentos (2005=100) sería de 230 al cierre del 2011.
 
Según esa misma publicación, tomando como año base 1961, al 2050 la demanda por carne se habrá multiplicado por 6, la de lácteos por 5, la de cereales por 4 y la de tubérculos por 2,8.
 
Bien sabemos, de otro lado, que la biomasa es la materia prima de los combustibles renovables del futuro.
 
Gran oportunidad para los países productores de etanol y biodisel a partir de la caña de azúcar, el aceite de palma y, en el futuro, desechos vegetales.
 
El otro factor relevante para el futuro del agro consiste en la liberalización de los flujos comerciales estipulada en los tratados de comercio celebrados en años recientes. El acordado con Estados Unidos, que es el de mayor importancia, entrará a regir en pocos meses.
 
La mejor manera de afrontar el debate que proponen sus adversarios, para los cuales solo miseria traerán a los campos de Colombia, consiste en poner de presente las cifras relevantes.
 
Las importaciones de bienes agrícolas de Estados Unidos se incrementaron en el 2011 en relación con el año precedente en 14,6 por ciento. Sin embargo, las provenientes de Perú lo hicieron a la tasa del 27,4 por ciento, mientras que las de los países de Centroamérica y República Dominicana aumentaron al 15,7 por ciento. Todos estas naciones han puesto recientemente en operación sus tratados con aquel.
 
Que estas oportunidades se materialicen depende de la calidad de las políticas que el país adopte.
 
La arraigada tradición proteccionista del agro ya no podrá realizarse por la vía de altos aranceles y barreras administrativas, aunque podría mantenerse mediante subsidios a la producción de ciertos cultivos que no son, ni pueden ser, eficientes en unos casos, como puede suceder con el arroz y el trigo; o sin una ambiciosa estrategia de mejoras en la productividad y competitividad, la palma aceitera o el maíz, por ejemplo.
 
La ganadería tiene un potencial enorme. Contingentes de chinos e indios, que recientemente han salido de la pobreza, requieren proteína animal de calidad. Nosotros podemos participar en ese lucrativo negocio.
 
La nueva canasta exportadora de Colombia debe incorporar la producción de cerdo, caucho, frutales, hortalizas y maderas finas.
 
Los énfasis en la investigación y promoción deben centrarse en fortalecer las ventajas competitivas, en vez de persistir en políticas centradas en subsidios que no han reducido la pobreza rural. Además, en la provisión de bienes públicos indispensables para el desarrollo productivo en el campo.
 
Se requieren distritos de riego, vías terciarias, acceso a la biotecnología, y una intensa actividad encaminada a que podamos cumplir las exigencias sanitarias muy rigurosas que practican Estados Unidos y la Unión Europea.
 
Es indispensable entender que las condiciones de nuestro territorio implican la armónica coexistencia de la producción campesina con plantaciones empresariales en función de los distintos productos y regiones. La producción de hortalizas o papa es eficiente en pequeñas parcelas, pero el caucho, el maíz amarillo, la palma y la floricultura exigen capitales cuantiosos. Algo va, por último, de cultivar en las laderas de los Andes a hacerlo en la Orinoquía.
 
Fuente: Portafoliio.co

 

Galeria Inproarroz S.A.

Haga click sobre las imagenes para ver la galería.

Transportes Inproarroz

Transportes Inproarroz Nuestro mayor anhelo es generar empleo y contribuir al bienestar de todas las personas que directa o indirectamente se encuentran vinculadas con nosotros.
Camiones Inproarroz S.A.
Sede Administrativa Calle 125 No.19-89 Piso 3 Teléfonos (1) 637-2140 Fax: 637-8789 Bogotá D.C.
Planta principal  Km. 15 Vía Puerto López   Villavicencio - Meta
Inproarroz S.A.
Todos los derechos reservados Inproarroz S.A. 2018